domingo, septiembre 11, 2005

EL PERICO


cocaina perico dosis conseguir blog bogota oler consumir
También te puede interesar:
El Vicepresidente Francisco Santos fumando bareta

Se casaba un colega de trabajo con una chica española. A su matrimonio vinieron personas de muchos países, casi del mundo entero. 


Valientes, les decíamos, venir a Bogotá con tan mala fama. Había que atenderlos como se debe. En medio de la fiesta se me acerca una hermosa y exótica italiana y me dice: que rica la fiesta... que linda Bogotá... su clima me encanta... pero no hay cocaína. Sonrío y le pregunto: ¿cómo... aún no has probado la mejor cocaína del mundo? Ella sonríe y me dice: ¿vamos a buscar? Cómo no hacerlo... la obligación de cualquier bogotano es ser un gran anfitrión. 


Vamos a la 22 con Caracas... 

en medio de las hermosas mujeres que deambulan a esa hora en aquel turbulento sector del Barrio Santafé, llamamos a un chico que en cinco minutos nos trae ocho papeletas de cocaína: había que llevar para toda la gente de la fiesta. Ella, sorprendida, mira hacia todos lados. Sonríe y dice: que buena Bogotá. La sonrisa le llena el rostro cuando tiene en sus manos la bolsita con la cocaína, que mira con gran sorpresa. Este perico es cocaína pura, dice, cuando se mete el primer pase. Uau, dice, después de aspirar, que buena, que buena, rico perico, rico y suelta carcajadas. Llegamos a la fiesta, la multitud, exaltada, viene a nosotros. La fiesta duró todo el fin de semana.


Charly García y la cocaína


Hace poco una presentadora de un canal de televisión, no teniendo más que decir, armó un escándalo cuando el músico argentino Charly García, en un acto de deferencia con nuestro país, dijo que le encantaba venir a Cocalombia. Empezaron las consabidas e hipócritas manifestaciones de indignación de la farsandulería nacional que luego se mete esa coca en sus fiestas, o de esas presentadoras, que son amantes de narcos o paramilitares que viven de exportar coca. 

La coca, el perico, tema polémico, es verdad... pues... ¿a qué colombiano que haya viajado al exterior no lo han señalado como procedente del país de la droga? Donde he estado siempre me nombran a Pablo Escobar como el colombiano más conocido. Despúes de él me nombran al Pibe Valderrama y luego, muy lejos, a García Márquez. Para quienes frecuentamos los mundos subterráneos éste tema adquiere múltiples dimensiones.

Muchas veces, cuando he vivido en otros países, y me decían esto y aquello sobre el asunto de las drogas en Colombia sentía que era una forma de manifestar desprecio. No es fácil ser inmigrante, es verdad, más cuando uno está bien, con trabajo, una novia y demás, y los nativos del país donde estás están mas jodidos que uno y sienten que les estás quitando algo. Siempre que iba a una fiesta o reunión era lo mismo: "Ahhhh... colombiano.... no trajiste algo?"... y la consabida carcajada. 

Dos horas después, desesperados, preguntaban si de verdad alguien no tenía cocaína, reunían ingentes cantidades de billetes y salían a conseguir algo. Me daba risa... se burlan y luego quieren perico... esa es la hipocresía de la lucha contra las drogas... más cuando veía el perico que se estaban metiendo: una cosa terrible, algo como cristales de azúcar, de aspecto tenebroso. Recordaba entonces el polvillo que se deshace en los dedos, que se vende a precios módicos en las calles bogotanas. Me acercaba y les decía: ¿que eso colegas?... ¿que porquería es esa?... el perico de verdad es un polvillo dulce y encantador, blanco como la leche... el perico de verdad sólo se consigue en Colombia. Muchos de aquellos colegas han venido a Bogotá y han quedado sorprendidos cuando por la módica suma de dos dólares consiguen el mejor perico del mundo. ¿Verguenza u orgullo? ... me quedo con el orgullo.



¿Es la cocaína nuestra maldición? 


En verdad no. La cocaína proviene del procesamiento de la hoja de coca, la hoja sagrada de los andes. La coca era empleada por las culturas indígenas precolombinas como medicina y alimento, era la planta regalo de los dioses. Es nuestra planta ancestral. Aún no dejan de descubrirse propiedades medicinales de la coca. ¿Entonces porqué la cocaína?. La cocaína, producto obtenido del procesamiento de la hoja de coca, fue sintetizada a mediados del siglo XIX y desde ese momento los grandes laboratorios farmacéuticos del momento, como Bayer, Parke Davis o Merck se disputaron su fabricación. Incluso Merck pagó a Freud para que experimentara en su uso como medicina psiquiátrica. La cocaína también fue empleada como anestesiante por ser menos riesgosa que la morfina. Sin embargo los problemas surgieron pocos años después cuando en Europa se empezaron a presentar los primeros casos de adicción.


estructura molecula cocaina coca perico conseguir blog bogota

Desde luego que la culpa de la existencia de la cocaína no es nuestra. El consumo de drogas es el precio que el hombre contemporáneo paga al avasallador avance de la modernidad. El hombre convertido en una máquina de producir necesita escapar al vértigo de estos tiempos. No es gratuito que en los altos círculos económicos y financieros la cocaína sea la droga por excelencia. ¿Es culpa nuestra?. La cocaína es la opcion que se le presenta a estos países jodidos por la deuda externa. Al fin y al cabo... ¿estamos obligando a los europeos y a los gringos a consumirla?. Creo que no... por lo menos hasta ahora no he conocido al primer colombiano o peruano o boliviano que ande por las calles europeas promocionando el uso de la cocaína.




La dama blanca


Ahora vamos a su uso. La cocaína, la dama blanca, su uso es tan seductor como su eufemismo. El embale que produce la cocaína es, hay que decirlo, muy peligroso. Peligroso porque no tiene límites, porque es encantador, porque te pone a andar sobre este mundo en la cresta de la ola, porque da resistencia, porque le pega duro al cuerpo. Mis amigas me dicen que la cocaína les produce un enorme deseo sexual. Es verdad. En las mujeres la cocaína desata la furia de la lujuria. Y para hacer el amor la cocaína es un gran potenciador, la cocaína permite follar por horas y horas sin parar. Y para quienes le dan duro al trago la cocaína es la mejor aliada: baja la borrachera y permite seguir bebiendo. Es decir, la cocaína es la socia perfecta de los demonios de éstos tiempos, la cocaína es una droga para hombres y mujeres.

Desde luego que lo mejor es estar lejos de ella. Yo recomendaría otras cosas, dedicarse al deporte por ejemplo. Pero hay noches en que queremos desordenarnos, aquellos viernes en que la luna bogotana invita a salir por las calles, a deambular por los bares, al desafuero, a botar los demonios... ¿y si se atraviesa en el camino una hermosa niña que te propone un pericazo?... Bueno... mejor contemos historias de la cocaína...¿que historias les han sucedido con la cocaína de por medio?... vale de todo, historias con final feliz y con final trágico... historias de alegrías y tristezas...prometo, en la próxima, contar una... con final feliz.



Pirata Subterráneo