martes, enero 10, 2006

AÑO NUEVO

Comienza un nuevo año, el temible 2006, que según las profecías y predicciones nos depara el comienzo del fin. Así lo afirman, desde la profecía Maya hasta las predicciones de los babalaos cubanos, pasando por fuertes interpretaciones del apocalipsis, de las predicciones de Nostradamus, hasta el famoso "Código de la Biblia", descifrado por el profesor Eliyahu Rips, matemático israelí, y dado a conocer hace seis años por el periodista norteamericano Michael Drosnin. De todas ésta es la más sorprendente por la cantidad de hechos anunciados y que han ido sucediendo, como el enfrentamiento con el mundo musulmán, las invasiones a Irak, la muerte de Arafat y el ahora agónico final del lídel israelí Ariel Sharon. Lo peor está por venir, según las profecías y predicciones: una terrible enfermedad, causada por los humanos (el ser inferior de la creación según los indígenas americanos), que ya toca las puertas de Europa, la gripe aviar. En efecto, los casos en Turquía aumentan día a día, ya van quince, en diferentes lugares de la nación turca, lo que indica que el virus se ha expandido por el vuelo de las aves, que es incontrolable.

¿Y que vamos a hacer nosotros los colombianos?. Por ahora, por lo menos, estar informados y abrir los ojos. La mirada lógica y racional, que sólo permite apreciar una facción de la realidad, impide al grueso de la sociedad, educada bajo los principios occidentales, entender cosas que para la razón son inexplicables. Y como siempre, después estamos llorando sobre la leche derramada. Epidemias y guerras, también causadas por los humanos (como el Sida, como las guerras mundiales) han sido predichas desde siglos atrás por algunos iluminados y atormentados, visionarios que vieron en toda su dimensión la podredumbre del ser humano. Que vieron que a pesar de mucha técnica, de mucha tecnología, de mucho desarrollo científico, el hombre interiormente está estancado desde hace cientos de años, corrompido por la envidia, la ambición, el egoísmo, la estupidez. Uno de estos visionarios fue Goya. Aquí presento uno de sus célebres caprichos, el grabado "El sueño de la razón produce monstruos", elocuente metáfora de la cercenación que produjo la imposición de la lógica racional occidental en el hombre, dejando de lado la visión transcendente que hoy en día intentan conservar los viejos sabios. Esta obra forma parte de una serie de grabados, llamados Caprichos, con los que Goya criticó a la sociedad española de la Ilustración, a finales del siglo XVIII. Como se puede ver, poco ha cambiado desde entonces con el hombre, a pesar de tanta técnica y de tanto avance científico y tecnológico.



Escribo esto a raíz de los comentarios de cierto médico en el número 67 de la Revista El Malpensate, sobre el yagé y la medicina tradicional. Expone una serie de argumentos sobre la composición química del yagé para finalmente concluir que la planta sagrada no es mas que un alucinógeno para luego defender las certezas científicas que birnda la medicina occidental. Se le olvida, por supuesto, los años y años de fracaso de la medicina occidental con enfermedades como el cáncer. Así, sin más. Ignora el citado médico que las artes de la medicina tiene sus raíces en el conocimiento ancestral, en el acercamiento trascentende del hombre primigenio a las plantas. Ignora, así mismo, que las multinacionales farmacéuticas envían a sus científicos a investigar los procesos curativos de los médicos tradicionales de las comunidades indígenas americanas, para luego patentar las plantas y los procedimientos fisicoquímicos con los cuales extraen las medicinas. Ignora además que éstas multinacionales buscan, con desespero, en nuestras selvas la cura para el nuevo mal, para la gripe aviar. La medicina del futuro se aviene a redescubrir la estrecha relación entre las enfermedades del cuerpo y las enfermedades del espíritu. Que muchos de los males que sufrimos empiezan en nuestro estado de ánimo y luego se manifiestan en nuestra carne, y que muchos de los procesos curativos ancestrales se basan en ésta certeza. Tal vez sea demasiado tarde.

El apocalipsis se viene encima gracias a la ambición humana, demonio que invita a la acumulación exagerada de capital, que ciega a los seres humanos. No en vano la epidemia que se aproxima, la gripe aviar ha sido causada por alimentar a las aves con hormonas y compuestos que aceleran su crecimiento y aumentan su masa, para vender cada vez más. Cuando se cumplan estos tiempos nefastos volveremos a las viejas costumbres, a alimentar a las gallinitas con maiz y lombrices, como lo establece la lógica de la naturaleza. El hombre, jugando a ser dios, luego de asesinar a los dioses, terminará acabando consigo mismo. Y leyendas "ridículas" para la ciencia, como la que hoy se conoce bajo el nombre de "Factor Maya" serán consideradas de nuevo. Esta "leyenda" nos cuenta que la tierra es el tercer planeta del sistema solar arrasado por sus propios habitantes. Antes lo fue Marte, y mucho antes el planeta conformado por las piedritas del cinturon de lo que hoy son los anillos de Saturno, dos planetas arrasados por hecatombres. No en vano Saturno es el dios de los infiernos para los griegos. Se dice que la Nasa conserva, sin dar a conocer al público, muchas fotografías de las sondas que han aterizado en Marte, donde se aprecian las ruidas de ciudades: Marte es un planeta quemado por una radiación, parecida a la nuclear.

¿Que mas podemos hacer nosotros, los colombianos?. Por lo pronto: no votar por Uribe, personaje nefasto apoyado por la maquinaria mediática, cuyo verdadero rostro se aprecia en la Ley Forestal que con tanto interés ha impulsado (eso sí, no impulsa una ley para resolver el problema de la salud pública, o una ley que impulse la investigación nacional en ciencia y tecnología). La Ley Forestal que impulsó Uribe le entrega los bosques a las multinacionales madereras (y a sus empresas familiares y de sus amigos), legaliza la invasión y expropiación de territorios indìgenas y campesinos, en pocos años va a acabar con lo mas preciado que tenemos los colombianos: nuestros recursos naturales y en especial el Agua.

Este nuevo año lo he empezado con mi nuevo trabajo: analista técnico bursátil. El negocio del agua es el más rentable en el corto y largo plazo. Las multinacionales del agua saben que la guerra del futuro será por el agua, por eso desde ahora se preparan para apoderarse de las fuentes de agua de los países suceptibles de hacerlo (cada vez menos), aquellos donde sus dirigentes corruptos venden los recursos de sus países por unas cuantas monedas. Si ustedes desean invertir dinero y convertirse en mercaderes de la desgracia humana les aconsejo: compren acciones de las multinacionales del agua. El primer país en feriar sus recursos naturales es Colombia, no sólo porque ha tenido gobiernos corruptos (y el de ahora es uno de los más corruptos de su historia, RECUERDEN QUE URIBE ESTA PIDIENDO LA PRIVATIZACION DEL ACUEDUCTO DE BOGOTA!!!!... ADIVINEN A QUIEN SE LO VENDERA????), sino porque tiene grandes recursos hídricos que la deforestación aún no consigue acabar. Siempre que estoy en el exterior y converso con algún latinoamericano me dicen esta broma: Dios puso el paraíso en Colombia, allí hay diversidad de suelos, riqueza hídrica, mineral, pero para equilibrar el asunto, puso allí a los colombianos, para que acabemos con todo. Ahora los colombianos van a perpetuar a Uribe, que va a acabar con lo poco que queda.

Que pena.

Afortunadamente, antes que colombiano soy Bogotano, bogotano subterráneo. Me atengo a los dioses del altiplano, que iluminen a los bogotanos y no voten por este nefasto personaje (ni por sus secuases Peñalozas, Lozanos y demás). ¿Será una ilusión?.

Desde la Madre Patria, desde la maravillosa Madrid (con su indescriptible y alucinante Museo del Prado), envío un saludo lleno de nostalgia por la Bogotá Subterránea, a donde espero regresar pronto. Fuerza y convicción pirata para todos durante ese 2006, hay que luchar por los sueños, así exorcizamos los monstruos que con tanta lucidez anticipó Goya en su Capricho. En éste 2006, el mejor deseo pirata: BUEN VIENTO Y BUEN AMAR.