miércoles, febrero 15, 2012

Las españolas, el sexo y el amor

española bella blog amor bogota

Morenaza española

Española morena... ¡guapa!


En los últimos años mi vida profesional y personal ha deambulado entre España, Estados Unidos, Colombia, o mejor, Bogotá, Brasil y Argentina. Dado mi carácter enamoradizo, que me gustan mucho las mujeres, que por lo general tengo mala suerte con ellas, que tengo un karma negativo en cuanto al amor se trata, que siempre que me acuesto con una chica me enamoro, aunque sea un poquito, y que cuando me enamoro mucho no soy correspondido (por diversas causas que incluyen que yo no le gusto a ella o que ella tiene novio o está enamorada de otro), ésta condición ha generado en mí una persiste actitud de reflexión sobre la experiencia amorosa que no he podido evitar llevar al papel y al ciberespacio. Muchos lectores de Bogotá Subterránea han accedido a ellas en las entradas etiquetadas bajo los temas "Sexo y amor" y "Noches bogotanas subterráneas".

El Blog Eros

Hace poco me crucé con éste blog, el Blog Eros, que se publica en el diario El País de España, y específicamente con ésta entrada: Cómo saber si le gustas a una desconocida, y quedé muy sorprendido pues, por un lado confirmé muchas sensaciones sobre el machismo soterrado que persiste en la sociedad española, sensaciones que he tenido desde que frecuento España, desde hace casi diez años, y por otro lado me quedó en evidencia toda la confusión mental e ideológica que habita en el inconsciente colectivo femenino español. El blog al que me refiero es llevado por cuatro mujeres: Esther Porta, española, Venus O`Hara, inglesa, Tatiata Escobar, venezolana y Anne Cé, argentina. Las entradas que publican son bastante interesantes, se regodean a fondo sobre todos los aspectos habidos y por haber del sexo desde el punto de vista femenino: los hombres (cómo no), el orgasmo femenino, la libertad femenina, la promiscuidad, el amor, la atracción, la infidelidad, la belleza, la vanidad, los celos, el cuerpo femenino, el cuerpo masculino, el coño, la vagina, la polla (o mejor, la verga, como se dice aquí), las tetas, el clítoris, el sexo oral, follar al aire libre, follar o no en la primera cita, follar con el amigo (los follamigos o amigos con derecho), follar con el ex, follar con el marido de la amiga, follar con un hombre casado, follar con el jefe, follar con un desconocido, etc, etc.

Me dediqué a leerlo a profundidad durante algunos días ya que, en mi modesta experiencia con las españolas, he podido constatar que el sexo es un tema obsesión muy arraigado en una generación de mujeres españolas, las que van de los treinta a los cuarenta y cinco años, mujeres trabajadoras, que gozan de independencia económica, muy despolitizadas, reivindicativas de los principios feministas básicos y muchas de ellas solas, solteras, divorciadas o separadas. Por eso me pareció una gran ironía que las autoras del Blog Eros invitaran como columnista al psicólogo vasco Xabier Macca, autor del blog Cortejo Humano, donde se expone todo un manual de técnicas machistas bajo las cual se seducen y someten las españolas, voluntariamente y con gusto, cuando de ligar se trata. Aclaro que en España el término "ligar" equivale a "caerle a alguien" en dialecto bogotano.






¡Que caras mas bonitas tienen las españolas! 

Que cara mas bonita (Tangos)

Paco Soleras


Los colombianos: enamorados del amor

Vamos por partes. Primero, aclarar que soy muy colombiano, bogotano 100%, y con el calor y romanticismo latinos a flor de piel. Además, amante de la poesía, del amor, muy respetuoso de las mujeres ya que fui educado bajo una visión idealizadora de la mujer, impuesta por mi madre, y ratificada por ella, mi abuela y mis tias, que me dieron mucho amor durante mi infancia. Esto, que es algo muy común en las culturas latinoamericanas, tiene unas características muy propias en la nuestra, la colombiana, al punto que, de tanto filosofar sobre éste tema, he llegado a la certeza que, de entre todos los latinos, nosotros los colombianos somos los más amorosos, los más enamorados del amor.

También he llegado a la concusión de que ésto se debe a que durante generaciones hemos sufrido una violencia sin tregua, permanente, atizada por la represión oficial de los malos gobiernos que hemos tenido, por el estado y sus verdugos: los organismos de represivos y de seguridad como son la policía colombiana, el Ejército de Colombia y los servicios de inteligencia, los cuales están plagados de delincuentes y asesinos. En fin, que como reacción a ésta violencia inveterada, nosotros, los colombianos de la sociedad civil, los colombianos de a pie, el pueblo colombiano (no incluyo aquí a las élites corruptas), nos hemos entregado por completo a la vivencia del amor por el amor.

Bajo ésta perpectiva de bogotano con corazón enamorado, amante de las mujeres, adorador de la escencia femenina de la naturaleza, de la vida misma, que considera a la poesía como la mejor forma de acercarse a la realidad, de vivir la vida, llegué a España, por primera vez, en el año 2003. En aquel momento estaba estudiando en Amsterdam y me fui en las vacaciones de verano a Madrid para trabajar, pues necesitaba dinero, y también porque quería conocer la "Madre Patria". Trabajé como pintor de casas y chalets de los alrededores de Madrid, mientras sus dueños estaban de vacaciones, a órdenes de un colega peruano. Pintamos alrededor de treinta casas durante dos meses, éramos cuatro, dos peruanos y dos colombianos. Así que me pegué ese verano en Madrid, los meses de Julio y Agosto, los mas calurosos, bajo jornadas extenuantes de pintura, brocha y rodillo, y en medio de la locura que se apodera de los españoles durante esa calientísima estación.

El verano en España: locura por ligar, follar, enamorar

Durante el verano la gente se enloquece en España. La locura llega a niveles inimaginables y todo el mundo quiere follar: hombres y mujeres, chicos y chicas, chavales y chavalas. En todos los lugares: bares, discotecas, en la calle, las plazas, los parques, las playas, las casetas de playa (chiringuitos les dicen allá), amanecederos, eventos culturales, pistas de baile, en todos lados reinan la leyes de la atracción, de la química, de los juegos de seducción, reina también la competencia pura y dura de los machos por la hembra. Reinan sobre todo las hembras, por supuesto, que sólo tienen que salir, por lo general con poca ropa debido al calor, a "hacer casting" y escoger al macho de la noche.

La cosa es dura, a brazo partido, sin clemencia, sin misericordia, sin importar la nacionalidad, competencia a muerte por las chicas. En eso las españolas lo tienen claro, como también tienen claro a lo que van, quieren un hombre, un macho alfa como se dice, un "tio guapo", como dicen ellas.
 
La cosa pintaba interesante para mí ante este escenario efervecente de piel y sexo en el que muchas variables entran en juego, confiaba en la fortaleza interior que me daba un corazón sensible y enamorado de las mujeres, como el mío, tenía la ilusión de conquistar a una interesante, abierta y vitalista chavala madrileña, o de cualquier lugar de España, a través del infalible poder de la poesía, de la imaginación, de una conversación interesante y graciosa... pero no fue así.

Los rezagos del machismo franquista aún están arraigados en el inconsciente colectivo de las españolas

En general las españolas que he conocido en numerosas (muchas, muchísimas, casi cientos) noches de juerga, fiesta y desmesura en diversos lugares de España tienen poca sensibildiad por la expresión poética, los lenguajes alejados de la norma no los entienden ni les interesa y las conversaciones "complicadas" las aburren. Aquella primera vez en España no me sorprendió que, como todas las mujeres, en una noche de fiesta y distensión, las españolas sobre todo quisieran que las hacieran reír, lo que me sorprendió es que, cuando las trataba con respeto y deferencia (como trato a todas las mujeres) ellas despreciaban con especial énfasis, altanería, temperamento, aburrimiento y garbo ésta actitud. Un tío respetuoso que les dice cosas bonitas, que les plantea una conversación interesante no les interesaba.



Les encantaban, por el contrario, las conversaciones banales, futiles, idiotas, flojas, llena de lugares comunes, los chistes tontos o los comentarios que se burlaban de las otras personas, tal como lo recomienda don Xavier Macca en ésta entrada de su blog. Pero lo que más me sorprendió es que a pesar de que las españolas tienen temperamento ("las españolas son bravas", decíamos los colombianos que nos encontrábamos allí), una personalidad fuerte, una actitud permanente de desafío ante los hombres, como que se encaran ante ellos (tal vez como una reacción ante el violento machismo que allí implantó la dictadura fascista de Francisco Franco durante mas de cuarenta años), a pesar de eso, aceptaban sin chistar que los hombres las trataran mal, les hablaran feo, con brusquedad, hasta con grosería, les gustaban los que les mentían y las trataban con altanería, "con chulería", como dicen allí. A las españolas les gustan los "chulitos de playa", eso es una realidad. Yo veía que esa actitud las reducía, las domaba, aplacaba rápida y fácilmente su fascinante ímpetu feminista, su temperamento. Ellas, la mayoría de las veces, casi siempre, terminaban cayendo en las garras de esos tipos que las trataban así, con dureza y groseria. Eso también lo recomienda el psicólogo Xavier Macca en ésta entrada de su blog como una estrategia efectiva para tener éxito con las chicas españolas.

De esa forma fui descubriendo que el sometimiento de las mujeres españolas al dominio del "macho ibérico" persiste inconscientemente en las nuevas generaciones, se mantiene bajo esas reglas que rigen los juegos de seducción  de la sociedad española. Lo lamenté muchas veces, cuando vivía el rechazo de ellas, y sobre todo cuando veia como las tratan de mal los españoles. Por fortuna lo comprendí, pero no caí en esa estrategia de maltrato para conquistarlas.

Las españolas: mujeres hermosas, con temperamento

Aún así, las españolas son unas mujeres fascinantes, hermosas, graciosas, inteligentes, sensibles, luchadoras, emprendedoras, soñadoras que han tenido que enfrentar el violento peso de la tradición machista que se arraigó en la sociedad española durante la dictadura de Franco, machismo avalado y promovido por la Iglesia Católica. Hay que decirlo, los franquistas eran unos hijos de puta con las mujeres, y eso lo mantiene en su filosofía el Partido Popular. Hasta la muerte de del dictador Francisco Franco las mujeres en España eran "propiedad" de su marido, a quien tenían que pedir permiso hasta para abrir una cuenta de ahorros en un banco. ¡Que canallas!

Por eso, cuando fui conociendo esa realidad, en vez de someterme a las reglas de la seducción españolas, seguí persistiendo en mi visión romántica, poética, respetuosa, sensible hacia ellas. Desde que he conocido la dureza del machismo español, machismo de raíces franquistas, falanguistas (que se mantiene gracias al Partido Popular, compinche del Partido Conservador colombiano, y cómo no, del uribismo), cada vez que conozco a una chica española pienso en todo lo que han tenido que soportar ellas, en todo lo que tienen que vivir aún (pues los españoles en general son machistas, groseros con ellas, y sinvergüenzas), me mantengo igual, respetuoso y poético. Como resultado ellas me han despreciado. Las veces que he tenido algo con una española ha sido gracias a circunstancias excepcionales, pero eso lo contaré en otra ocasión.

Las dos chicas españolas de las que me he enamorado en los dos últimos años me han hecho a un lado, me han ignorado... en fin, así es la vida. Sin embargo no me quejo, como algunos afortunados en éste mundo, puedo decir que "la española cuando besa, besa de verdad".







Rocío B: niña guapa no te olvido...

Niña guapa

Mantequita Colorá

Flamenco