lunes, febrero 13, 2012

El nuevo Millonarios: ¿se repetirá con Noemí Sanín lo que ocurrió hace diez años con Jorge Franco?

millonarios escudo bogota futbol noemi sanin blog popular

Escudo de Millonarios

De nuevo los políticos quieren meter sus garras en el club


Mucha gente ha escrito a éste espacio para que se hable del nuevo Millonarios. Aquí va la historia.


La lucha

Después de años de lucha los hinchas logramos sacar de la directiva a quienes habían saqueado el club una y mil veces, los señores Luis Augusto "El Chiqui" García y Juan Carlos López, sin olvidar la nefasta gestión de Jorge Franco, otro hampón que se fue con la bolsa llena luego de ser presidente de Millonarios. Fue una lucha ardua en la que el equipo estuvo al borde del descenso, lucha no excenta de amenazas de por medio y con los fantasmas de los exdueños narcotraficantes, a la sombra del "Chiqui" García, saboteando éste proceso. A eso le sumamos los periodistas pagos por éstos narcos, o por el propio Chiqui, que torpedeaban cualquier intento de renovación. Pero no sólo los periodistas de vieja data, que se llenaron los bolsillos con el dinero del narco por allá en los ochenta, eran una piedra en el zapato. Muchos no entendíamos que un periodista joven como Antonio Casale se bajara los calzones ante el "Chiqui" García y Juan Carlos López, y que a través de sus comentarios en radio y televisión se dedicara a atacar a quienes luchábamos por una nueva institución.

Pero lo logramos. Sacamos adelante la venta de las acciones, democrática y plural, a pesar de la reticencia de los antiguos accionistas. Este proceso fue a la par con la reestructuración de la parte deportiva, con la llegada del técnico Richard Páez, quien años antes había sentado las bases del ascenso del fútbol venezolano, que hoy le compite a países como Colombia, Ecuador o Uruguay. Se presionó al gobierno para que iniciara la venta de las acciones de estupefacientes y para que se aprobara la creación de una nueva sociedad anónima. Muchos estuvimos ahí, en reuniones de barras, enviando cartas, yendo al estadio de forma incondicional, cantando, marchando, reclamando, jodiendo, a pesar de todos los que se oponían, incluso discutiendo con muchos otros hinchas para quienes lo importante era que Millonarios ganara a cualquier precio y eso no era así, muchos estuvimos persistiendo con los medios de comunicación para que apoyaran la causa, hasta lograrlo, cuando finalmente se anunció la venta de las acciones el año pasado.

Fue una fiesta, una gran alegría. Los hinchas que estábamos en éste proceso reunimos dinero, ahorramos, muchos lo teníamos listo desde hacía tiempo. Compramos las acciones, entregamos toda la documentación que se requería, hasta que llegó el día de la primera asamblea y ocurrió lo que se temía, de nuevo los políticos listos para robar, y ésta vez con uno de sus representantes mas repulsivos: la política conservadora Noemí Sanín, su ignorancia, idiotez, hipocresía y doble moral.

Sin embargo, no deja de ser curiosa la relación de ésta señora con el fútbol, al que ha utilizado para censurar, para comprar votos, para ofrecer prebendas, para hacer campaña política, o como ahora, para llenarse los bolsillos, los de ella y los de sus familiares.


De nuevo los políticos a robar con Noemí Sanín

Antes de hablar de cómo fue posible que una persona totalmente inepta en temas de fútbol e hincha confesa del Atlético Nacional, como lo es la señora Noemí Sanín, haya sido puesta como presidenta de la Junta Directiva del nuevo Millonarios, repasemos un poco su trayectoria, hecha a la medida del político colombiano, mediocre y deshonesto.

Esta señora, en sus años mozos, fue ministra de comunicación del gobierno de Belisario Betancur. Dentro de sus hazañas está la de haber censurado los medios de comunicación durante la toma del Palacio de Justicia, obligando a los medios de comunicación a transmitir un... ¡partido de fútbol!, en momentos en que a Betancur le daban golpe de estado y el asesino general del Ejército, Alfonso Plazas Vega, se daba gusto torturando y asesinando a gente inocente, trabajadores de la cafetería del palacio, e incluso dando de baja a algunos magistrados. Luego se le recuerda por ser compinche del gobierno de César Gaviria, cuando Colombia se fue a la mierda y se arrodilló a los narcos y a los neoliberales, y sobre todo cuando fue de país en país a pedir el voto para que su jefe fuera nombrado secretario general de la OEA, gira en la que prometió el oro y el moro a países de Centroamérica y el Caribe, en especial les aseguró que si votaban por Gaviria les enviaríamos técnicos de fútbol, ya que para ese entonces la selección Colombia de fútbol maravillaba a todo el mundo. No sobra recordar que el favor lo pagó Gaviria con creces ubicando a amigos y familiares de Noemí Sanín en algunos puestos en la OEA.

Posteriormente ésta señora, que se declara conservadora, también participó en el gobierno del liberal Ernesto Samper Pizano, como embajadora en el Reino Unido, del que se retiró cuando estalló el escándalo de la financiación de la campaña de Samper con dineros del narcotráfico. Años después participó, cómo no, en el gobierno de Uribe, al que había acusado de paramilitar, cuando fue nombrada embajadora en España, y llegó a ser la embajadora mejor pagada en Europa al embolsillarse unos 15.000 euros mensuales por hacer lo que mejor sabe hacer: buscar su propio beneficio y no hacer nada más. Esto mientras en Colombia el gobierno de Uribe asesinaba, perseguía a periodistas y líderes de la oposición, masacraba, descuartizaba, mataba a jóvenes inocentes de los barrios marginales para presentarlos como guerrilleros y cobrar recompensas y como si fuera poco Uribe, sus hijos y cómplices cercanos robaban a sus anchas. 

Pero que va, ésto no le importaba a ésta señora, que en Madrid se daba la gran vida en fiestas y eventos de la élite política y empresarial española. Son muchas las historias de la buena vida que ésta señora se dio en España gracias a que muchos camareros y sirvientes de los lujosos restaurantes y eventos a los que asistía eran colombianos y contaban lo bien que la pasaba nuestra embajadora mientras los inmigrantes colombianos teníamos que sufrir los atropellos de la embajada y el consulado para solicitar cualquier documento o algún tipo de ayuda.  Como vemos, los principios políticos y éticos de ésta señora son bastante retorcidos y fiel al ideario del corrupto político colombiano, hace cualquier cosa por dinero, incluso traicionarse a sí misma. 

En España le fue bien, ella y su hija consiguieron respectivos maridos, dos banqueros españoles de dudosa moral, como vamos viendo lo sucedido en España. A los que no nos fue bien fue a los colombianos que por aquellos días estábamos en España, ya que no contamos para nada con el apoyo de la embajada y del consulado, todo lo contrario, eso se llenó de intermediarios... paisas... y de toda clase de figurines que se ofrecían a agilizar trámites a cambio de una buena mordida. Posteriormente la señora Noemí Sanín se fue para el Reino Unido, de nuevo a pasarla bien, y luego regresó a Colombia como candidata en las elecciones del Partido Conservador. De ésta campaña es célebre el siguiente comercial, en el que vemos su retorno al fútbol, con la convicción de que los colombianos se dejarán engañar por ésta retórica simple y mediocre. Lo peor de todo es el comercial en sí mismo, burdo y ordinario, banalidad adornada de imágenes estúpidas, como lo son las intervenciones públicas de ésta señora. Cada vez que veo éste adefesio tengo la certeza de que los políticos colombianos creen que el pueblo colombiano es imbécil. 

Aquí está para que se rían:




Noemí Sanín y el fútbol: patético


La señora Sanín ganó la consulta del partido Conservador, entre peleas y acusaciones contra otro hampón y criminal de renombre, el delincuente Andrés Felipe Arias, pero ésto no le bastó para ganar las elecciones. Tal parecía que ésta señora tenía que por fin ponerse a trabajar, hasta que nos la encontramos el año pasado en la asamblea de socios del nuevo Millonarios.


El fantasma de Jorge Franco




Fue terrible. De repente se la nombró como postulada a la Junta Directiva sin saber dónde ni cuando se hacían las postulaciones, ni cómo ésta señora había aparecido allí. Nunca se declaró hincha de Millonarios, nunca apareció en los momentos difíciles, ésta señora no sabe nada de fútbol. Los que nos opusimos y gritamos contra la presencia de ésta señora en la Junta Directiva fuimos ignorados, amenazaron incluso con sacarnos del recinto de Corferias. Hay que decir que éramos una notable mayoría, pero que también hay mucho hincha de Millonarios ignorante y que se deja llevar fácil por lo que le dicen desde arriba. Sin embargo, durante la votación éramos muchos los que manifestábamos que no votaríamos por ésta señora y sin embargo salió elegida. Yo estoy seguro que hubo fraude en el conteo de votos.

Hoy en día es risible que ésta señora presida la Junta Directiva. La dicha de los hinchas que luchamos por una institución democrática, donde se pueda consolidar un club deportivo propiamente dicho, no es total. No queremos que cuando lleguen los éxtios por los que hemos luchado durante años sea ésta señora la que dé la cara y salga beneficiada. 

¡Ella no ha hecho nada, no lo merece, no la queremos!

¡No queremos políticos en la dirigencia de Millonarios!

¡No mas Jorges Francos en Millonarios!


 Lo más risible es que ya ha comenzado a sacar las uñas con el partido que Millonarios jugará en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid contra el Real Madrid. Es conocido que un sobrino de ella está en el negocio del fútbol y que quiere crear una escuela de fútbol del Real Madrid en Bogotá y que está metido en todo éste asunto. Se sabe que entre ella y éste señor se van a llevar una buena comisión por éste partido, tal como lo hizo en sus tiempos Jorge Franco: fue un político corrupto que se forró a punta de comisiones en la venta, por cantidades irrisorias, de jugadores inmensos como Andrés Chitiva, y nos dejó en la bancarrota. 

¿Qué vendrá después? ¿Algo parecido a lo que ocurrió con Jorge Franco, que se robó el equipo a punta de comisiones por traspasos y partidos de homenaje?

Esperemos que no.

Sólo sabemos que todavía la dicha no es completa.

Para despedirnos, otra perla memorable de Noemí Sanín, cantando el himno de Anrioquia, su tierra natal. ¿Se sabrá el de Bogotá?:



Otra patética aparición de Noemí Sanín

¡Fuera políticos de Millonarios!