miércoles, marzo 15, 2006

LUNA LLENA EN BOGOTA


Caminar por las calles bogotanas, por la Séptima, pasar por el Parque Nacional. Caminar en Bogotá. Caminar por alguno de sus senderos, por algún camino oculto entre sus urapanes. Caminar con la vista puesta en sus cerros verdes orientales, detrás de los cuales surge la luna redonda, luna llena, luna de brujería, Luna Bogotana con su luz pálida radiante, a punto de explotar.

Hoy de nuevo hay luna llena en Bogotá. Que felicidad.

Caminar por las calles de Bogotá detrás de la luna llena como un animal. Detrás de esa luna bogotana que trae la locura, la poesía, la vesanía, las ganas de un guaro para calentar el cuerpo, de un baretico. Luna Bogotana que trae el deseo de un verso para susurrarlo al oído de alguna esquiva e indiferente bogotana, un verso musical que derrumbe su indiferencia. Un buen verso barato para una mueca de burla que esconde un poco de inquietud. Un verso para que un par de ojos, sin saberlo, vuelvan a brillar. Un verso, unas palabras musicales que, con la luz de la luna, ayuden a emborrachar.

Luna Bogotana que trae el murmullo de los versos de Silva, que le escribió mil veces, en la añeja Bogotá, a esa luna que lo enloqueció. Silva, que en las noches salía a contemplar la blanca y brillante luna llena bogotana, a recitarle, demente, con su mirada melancólica embriagada por el opio, nostálgico y feliz, versos como éste maravilloso Nocturno.


NOCTURNO III

Una noche
Una noche toda llena de perfumes,
de murmullos y de música de alas,
una noche
en que ardían en la sombra nupcial y
húmeda las luciérnagas fantásticas,
a mi lado, lentamente, contra mí ceñida
toda,
muda y pálida
como si un presentimiento de amarguras infinitas
hasta el más secreto fondo de tus fibras se agitara,
por la senda que atraviesa la llanura florecida
caminabas,
y la luna llena
por los cielos azulos
os,
infinitos y profundos esparcía su luz blanca.
Y tu sombra
fina y lánguida,
y mi somb
ra
por los rayos de la luna proyectadas
sobre las arenas tristes
de la senda se juntaban
y eran una
y eran una
y eran una sola sombra larga
y eran una sola sombr
a larga
y eran una sola sombra larga.


Don Jose Asunción, te agradezco esa poesía que me trae el recuerdo de mi amada ciudad. Esa poesía que me pone a soñar. Esa poesía que me trae la esperanza y me dice que todo vuelve a empezar.

13 comentarios:

  1. Escogiste el más hermoso poema de José Asunción Silva, presumiblemente escrito para su hermana Elvira. Con este poema se inició el modernismo en la poesía colombiana. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. excelente post, me transporta a la colombia con la cual sueno conocer

    ResponderEliminar
  3. Bacano el blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. el poema es excelente y estas noches capitalinas aunque frías son incuvadoras de ideas...

    ResponderEliminar
  5. Gracias, me preguntaba si desde el sur podian ver la misma luna....el miercoles tambien habia luna llena en NY. pero me parece que vemos otro angulo, no tan claro, mas bien fribolo ..... digo frio.

    ResponderEliminar
  6. Esa luna, sí la luna fue la causante maravillosa de que tù nos regalaras este poema de Josè Asunciòn,gracias a tí por recordarnos el poema y por tu fuente de inspiración.
    Un abrazote afectuoso!

    ResponderEliminar
  7. No solo el poema, la entrada misma, estupenda! Esperamos ver la luna en equinoxio...

    ResponderEliminar
  8. Bogotá la mejor ciudad del mundo..........no hay duda en eso.

    ResponderEliminar
  9. Amo a Bogotà, y adoro su luna llena, habìa dìas en que la veìa todas las noches por un telescopio, ahora el telescopio se dañò, pero no importa, la luna sigue siendo hermosa, como ese fabuloso poema de Josè Asunciòn Silva que me encanta...
    Saludos Pirata

    ResponderEliminar
  10. Es inaudito. Propongo iniciar de inmediato una campaña para conseguirle el telescopio a Laurava o en su defecto, mandarle reparar el viejito.

    Interesados contactarse con el Consulado de Colombia en Moldavia.

    Atte.,
    TSC

    ResponderEliminar
  11. no quiero hablar del poema de José A. solo noto algo de romanticismo en tus letras, que ha cambiado me pregunto, a donde se fue en este momento el sabor de fresas, kiwi, mandarina, uva y melocotón mezclada con nostalgia y extasis, ahora me sabes a chocolate, me encanta...

    ResponderEliminar
  12. Hola querida Juliana... tal vez sabor a café con chocolate??? que bueno que estes por aqui de nuevo....

    ResponderEliminar
  13. ¿y adonde reunen en la luna llena para tocar tambores aqui in Bogota?
    Tengo mi tambor y ganas de tocar y la luna esta llena.
    Actualmente, cualquiera dia me sirve para tocar. Toco djembe con base de musica africa. Me puede contactar por email Bloodthump@yahoo.com

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante