viernes, mayo 05, 2006

LA FERIA DEL LIBRO, LAS FARC Y LOS PARAS EN BOGOTA Y EL BAILE ROJO

Mucho habría que escribir y comentar sobre ésta semana tan agitada en Colombia. Algunas de ellas:

- La Feria del Libro, evento tan querido y especial en Bogotá que en ésta versión ha decaído notablemente, a pesar de la presencia de un autor interesante, el peruano Santiago Roncagliolo y su excelente novela, "Abril Rojo". Hay muchas historias que contar sobre nuestra entrañable Feria.

- El conejo que quieren poner los gringos con los cambios en la traduccion del TLC. Una vez mas nos damos cuenta que los gringos nunca pierden y si se trata de ganar lo hacen, aunque sea jugando sucio. Ellos cuidan sus intereses. ¿Cuando aprenderemos?.

- La propuesta de Uribe, de poner microchips a los trabajadores colombianos inmigrantes, al mejor estilo de las peliculas de ciencia ficción (Total Recall, Matrix, etc). Lo cual nos muestra detalles del verdadero rostro y el "humanismo" del presidente.

- El premio al periodista Nelson Padilla, de la revista Cromos, por su reportaje "Plan Bailes Rojos", sobre la operacion de exterminio, planeada y ejecutada por las Fuerzas Militares de Colombia, de los líderes y simpatizantes de la Unión Patriótica, cuyo último militante, el joven de 26 años Higuinio Baquero cayó asesinado en Bogotá en los últimos días, en un suceso digno de Cien Años de Soledad, cuando asesinaron a cada uno de los 17 hijos del Coronel Aureliano Buendía, que tenían una mancha en la frente (¿lo recuerdan?). (Ver nota aqui).

Higuinio, un joven de 26 años, era hijo de miembros del Partido Comunista y de la Unión Patriótica. Su abuela (si, abuela) fue concejal en un municipio del Meta, por el Partido Comunista, su padre, dirigente sindical y también miembro del mismo partido, había sido asesinado hace dos años. A Higuinio lo siguieron el 12 de abril, a medio día, luego de salir de su trabajo, en la Corporación Reiniciar, en el centro de Bogotá. Subió a un bus y pocas cuadras después fue baleado. El hombre dejó dos hijos, de 6 y 4 años y un bebe de 6 meses.

El premio pone sobre el tapete ésta operación de exterminio político, cuyos autores físicos e intelectuales aún se pasean por los pasillos del Ministerio de Defensa. El hecho de que Cromos publique un reportaje sobre ésta macabra operación es un primer paso, que al parecer se esta dando desde algunos sectores de las altas esferas, para depurar las oscuras, corruptas, ineficientes y degradadas Fuerzas Militares de Colombia.

- La entrevista que publicó la Revista Semana al banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo, que deja entrever el grado de cinismo de nuestra élite económica. De seguro el banquero cree que todos los colombianos somos estúpidos para creernos la cantidad de mentiras que dice.

- Por último, jamás había tocado ese tema en éste blog, es más, jamás había escrito ese nombre (FARC) aquí (porque no quería untarme con ese tema, porque me daba pereza dolorosa, porque soy de la sociedad civil) pero tocó.

La abrumadora presencia de las Farc en los mundos subterraneos bogotanos y la abrumadora presencia de los narco paras en las altas esferas y la alta sociedad bogotana cada vez es más difícil de ocultar por los medios masivos de comunicación, adeptos al actual gobierno.

* Por un lado, me sorprendió, ahora que estuve rondando los mundos subterráneos bogotanos, la gran influencia que están ganando las FARC en los sectores marginales de nuestra población. Organizados, con una logística que ha logrado burlar los órganos de intelgencia, realizan conferencias, exhibiciones de películas (pues ahora hasta tienen productora de cine propia) y están canalizando a los sectores de la población que desde siempre han sido olvidados por las políticas gubernamentales (aquí, desde siempre, se ha gobernado para unos pocos), a los que no aparecen en la televisión, a la gente de estarto tres, de estrato dos, de estrato uno, discriminada por el arribismo y el materialismo que nos ganaron el alma.

Las FARC están educando, adoctrinando y haciendo sentir que forman parte de algo a jóvenes sin futuro. Sorprende escuchar a estas personas, enarbolando un discurso político coherente y estructurado, detrás del cual se esconde una maquinaria de guerra y muerte. La polarización del país, el exterminio político como el que se denuncia en "Baile Rojo" están creando una espiral de odio que nos va a consumir, que va a degenerar en una guerra civil.

A las FARC les conviene que gane Uribe, pues durante éste gobierno su crecimiento ha sido imparable. Poco a poco tendrán en las grandes ciudades el mismo número de militantes que tienen en el campo. Con una razón, amparados en la perdurable situación de miseria de la mayoría de la población, y un enemigo físico contra quien luchar, Uribe y sus secuaces, (y la verdad es que Uribe y sus actos están sembrando la semilla insurgente en cada colombiano jodido) es fácil reclutar gente cargada de odio y resentimiento. Las FARC son un grupo impenetrable con una mística propia del fanatismo musulmán, como lo demuestra el hecho de que luego de cuatro años de gobierno de Uribe y millonadas de dólares, con asesores gringos a bordo, no les han hecho ni cosquillas. Hay que volver sobre éste tema de nuevo.

* Por otro lado, me sorprendió aún mas la presencia abierta y sin disimulos de innumerables burbujas y narcotoyotas en la 93, de hombrecillos acompañados de esculturales mujeres, rodeados de un ejército de gorilas armados, departiendo en lugares que antes eran espacios reservados para la "gente bien colombiana". Muchos de ellos sentados a la mesa con distiguidos banqueros y corredores de bolsa quienes, con cierto gesto de repulsión, parecían obligados a departir con ellos.

Los escándalos y atrocidades que están cometiendo los paramilitares en Bogotá contra empresarios, industriales y demás, hasta ahora empiezan a salir a la luz pública. Prometo contar uno, atroz y espeluznante, que le ocurrió a uno de mis antiguo jefes, que en paz descanse (sabrán porqué).

Por último, quiero presentarles un fragmento de un libro que compré en la Feria del Libro, que me sobrecogió, creo que ya va siendo hora de que los colombianos conozcanos una realidad que, poco a poco, nos rodea, para ver cómo la enfrentamos. Publico éste parrafo, tomado, sin permiso, de la página de El Tiempo, y sin el permiso de su autor, a quien deseo conocer y solicitarle su autorización. El libro es"Ultimas noticias de la guerra", del periodista Jorge Enrique Botero.


Haga clic para ampliar la imagen


-¿Está despierto?
-Más o menos.
-¿Y quiere saber lo que pasó?
-Estoy mamado de oírle el mismo cuento.
-Pero es verdad, ella fue la que se me arrimó.
-De cualquier manera se le va hondo: el Camarada dizque está volando de la piedra.
-Pues que vuele.
-¿Y si le hacen un Consejo de Guerra?
-No creo. Reglamento en mano, máximo me dejan sin fusil seis meses y me ponen a abrir por ahí un kilómetro de trinchera.
-Se le va más hondo, güevón: la hembra es una civil.
-Si, pero va a completar los tres años en esta selva.
-Eso no le hace: es una civil. Una civil y una prisionera de guerra, para más veras.
-Es una mujer y se me arrimó y yo le arranqué. ¿Qué quería que hiciera?
-Con civiles está prohibido. En todos los cursos lo han advertido. Hace cinco años que estoy oyendo lo mismo: “Con civiles está prohibido”.
-Sea lo que sea, no alcanza para Consejo de Guerra.
-Allá usted si no quiere ver el tamaño de la cagada. Pero le aseguro que se le va hondo
-¡Entonces que me fusilen, pues!
-Baje la voz, guevón, ¿o quiere que todos se enteren?
-Igual se van a enterar. Todo el mundo vio esta mañana cuando sacaron a doña Clara y a Ingrid del campamento.
-Mejor duérmase que mañana va a estar áspera la vaina. Dicen que hay chulos cerquita y van a enviar una comisión a darles. ¡Quién quita que nos manden!
-Hasta mañana.
-Hasta mañana, papá.
-¿Eso fue un chiste?
-Perdón, hermanito: duérmase fresco, pero antes dígame una cosa.
-¿Qué cosa?
-¿Estaba buena?
-No joda.
-¿Cuántas veces le caletió?
-Duérmase y no joda.

La luna, brillante y metálica, se apropia de la noche. Desde la caleta, bajo el abrigo del toldillo, se ve el color plateado de las hojas y se pueden percibir los ruidos misteriosos del agua que baja por el caño, y los suspiros contenidos de las parejas que hacen el amor bajo los árboles, sonidos incesantes que apaciguan el cansancio e invaden el pequeño campamento hasta extenderse por él en forma de silencio.

Rigo oprime el minúsculo botón de luz de su reloj Casio y mira los números: las veinte cero cero. Todavía faltan cuatro horas para la puta guardia. Otra vez le ha tocado el peor turno. Duerme sus cuatro horas, paga la guardia y cuando vuelve a la caleta son las dos de la mañana, así que sólo le quedan dos horas de sueño. Acerca su cuerpo al de su hermano en busca de calor y cae de nuevo, envuelto en los pensamientos que lo han acechado sin pausa: la muerte de Javier, la tristeza tranquila y altiva de los viejos, el paradero de Solangie. Pero –sobre todo- la vaina de doña Clara y lo que dijo el Camarada al enterarse.

“¡Cómo me hacen semejante hijueputada!”, dizque exclamó el Mono cuando el Gato le contó la joda.

A las cuatro y quince de la mañana se enciende en las caletas una sucesión de murmullos que recorre cada rincón de la pequeña aldea. Los guerrilleros se desperezan, se calzan las botas y, con el fusil terciado, hacen la primera formación del día.

Todavía está completamente oscuro cuando, después de susurrar en coro que “!Viva Colombia!”, marchan en fila india para situarse alrededor de su ciudadela clandestina, uno cada veinte metros, a esperar encortinados la llegada de las primeras luces…o la temida aparición del enemigo. Amanece y regresan al campamento, donde una humeante y enorme olla de café les da la bienvenida. Rigo y su hermano se sientan a la orilla de la cama. La cama es de palos y ellos maman gallo, toman café y hablan mierda mientras esperan el desayuno.

-Anoche no hice sino pensar en Javier y en los viejos, confiesa Rigo.
-Yo tengo guardados esos pensamientos para cuando nos manden en comisión. Quiero estar frente a unos chulos cuando vuelva a recordar al Javi, contesta Gregorio.
-También pensé en Solangie
-Olvídese de esa mujer. ¡Usted si es medio masoquista!
-Masoquista no, realista hermanito. Creo que nunca volveré a encontrar a una pelada como ésa.